Preboda de Arancha y Javier 

Cuando les conocí, me encontré con dos personas cercanas, amables, simpáticas y con unas ideas muy claras de como querían que fuera el día de su boda. Me contaron que se conocieron bailando country y querían reflejar de alguna manera en su reportaje el estilo y la música que les había unido. Para la preboda nos fuimos a Manzanares El Real y utilizamos su paisaje como escenario natural para el western particular de Arancha, Javi y su perrita Norit que también participó en la sesión. Los instantes finales del reportaje fueron inolvidables, los realizamos en una vía de tren abandonada, para si cabe, dar aun mas ambiente a un reportaje que he de confesar ha sido de las mejores experiencias como fotógrafo que tuve nunca.